Bienvenidos a este rincón donde compartir pequeñas historias.

jueves, 7 de abril de 2011

BRUMOSA REALIDAD


No era un fantasma quien surgió entre la niebla. No, lamentablemente los espectros no podían dejar huellas en el césped de mi jardín, ni llevaban linternas sordas para poder ver a través de la oscuridad.

Tampoco dejaban señales de palanquetas que intentaban forzar mi puerta y mis ventanas. En lo días pasados pude conciliar el sueño pensando que esas evidencias eran fruto de mi imaginación, pero esa noche un ruido sordo me despertó. Bajé las escaleras que me separaban de la planta baja, un… dos… tres… pasos titubeantes al ritmo del latido de mi corazón.

Esos ojos, gélidos como el hielo, fueron mi última visión. Los minutos que siguieron pese a la pérdida de lucidez fueron los más conscientes de toda mi vida. Lo que surgió entre la bruma era mi pasado, un pasado olvidado que había tomado forma humana y cuya mano justiciera había ejecutado su venganza.


FIN